Hemos escuchado un sinfín de veces el término inteligencia emocional, pero cuántas veces nos hemos preguntado, como padres y madres, si estamos dotando a nuestros hijos de las herramientas necesarias para lograr una salud emocional plena. Es más, cuántas veces nos hemos preguntado si nosotros contamos con inteligencia emocional.

Primero que nada, hay que entender el término. Según especialistas en psicología, la inteligencia emocional es la habilidad de entender, usar y administrar nuestras propias emociones en formas que reduzcan el estrés, ayuden a comunicar efectivamente, empatizar con otras personas, superar desafíos y aminorar conflictos.

Un niño, niña o adolescente que cuente con esos recursos logrará tener no sólo éxito académico y profesional, sino una vida tranquila, plena y en paz, enfocada a lo verdaderamente importante: su desarrollo personal. 

¿Qué pasa cuando no sabemos manejar esas emociones? En el texto ‘Herramientas para el buen trato y la prevención de la violencia’, la Unicef explica las afectaciones físicas que puede tener una persona cuando no sabe controlar o administrar ciertas situaciones.

“En nuestro cuerpo las emociones se expresan por medio de reacciones distintas, podemos experimentar incluso malestar físico cuando estamos ante emociones intensas.

“Dichas emociones absorben gran cantidad de nuestros recursos y si dejamos que se mantengan en el tiempo pueden desviar la atención de lo que realmente queremos y de lo que nos beneficia haciéndonos actuar como si todo nos fuese adverso y pasando por alto aspectos positivos de los que podemos nutrirnos. Algunos ejemplos de emociones negativas son: ira, tristeza, miedo y apatía”, asegura el organismo internacional.

Para esto, además de aprender a controlar las emociones también es prioritario que los peques, principalmente, cuenten con una buena alimentación, que se ejerciten y tomen suplementos alimenticios que les doten de mayores herramientas para salir triunfadores frente a las emociones negativas. En ese mismo sentido, suplementos como Pharmaton Kiddi, dan esa ventaja para los más pequeños de la casa, gracias a sus vitaminas y minerales que ayudan a fortalecer su mente y su cuerpo.

Ahora bien, ¿qué pasaría si nuestros hijos desarrollaran la habilidad para controlar sus emociones desde su primera infancia?, ¿cómo lograrlo?

Bueno, antes de pensar inscribir a tu peque a un curso, taller o terapia, primero debes tomar en cuenta que la inteligencia emocional se transmite de padres a hijos. Recuerda esto: La vida familiar es la primera escuela de aprendizaje emocional.

Sí, la escuela juega un papel preponderante en cuanto a que los actuales programas de estudio ya tratan las emociones como parte de las clases, pero no olvidemos que nuestros hijos actúan en función de nuestra forma de actuar, una de las claves para ayudar en la salud emocional de tus peques es darte cuenta de cómo está tu salud emocional.

Partiendo de este hecho, los padres y madres, son el principal modelo de imitación de los hijos, lo ideal sería que ustedes, como padres, entrenen su Inteligencia Emocional para que sus hijos puedan adquirir esos hábitos.

“La regla imperante en este sentido, tal y como dijeran M. J. Elías, S. B. Tobías y B. S. Friedlander (2000), es la siguiente: Trate a sus hijos como le gustaría que les tratasen los demás” (Psicología Online):

  • Sea consciente de sus propios sentimientos y de los de los demás.
  • Muestre empatía y comprenda los puntos de vista de los demás.
  • Haga frente de forma positiva a los impulsos emocionales y de conducta y regúlelos.
  • Plantéese objetivos positivos y trace planes para alcanzarlos.
  • Utilice las dotes sociales positivas a la hora de manejar sus relaciones

Observando estos principios, nos damos cuenta que nos encontramos delante de lo que son los cinco componentes básicos de la Inteligencia Emocional:

  • Autoconocimiento emocional.
  • Reconocimiento de emociones ajenas
  • Autocontrol emocional.
  • Automotivación.
  • Relaciones interpersonales.

Si como padres logramos comprender y canalizar nuestras emociones, nuestros peques serán personas que crecerán con un manejo completo de sus emociones, lo que los ayudará en su desarrollo personal, mental, físico, intelectual y social.

Antes de tomar cualquier decisión, ¡infórmate! No olvides consultar a un pediatra previamente.

Pharmaton Kiddi(R) f.f. Jarabe, Reg. San. 382M97 SSA VI. 

Permiso de Publicidad No. 213300201B2487, MAT-MX-2101559

Página web: Sanofi

Si persisten las molestias consulte a su médico.

CONTENIDO HECHO EN COLABORACIÓN CON PHARMATON