Desde que iniciaron las clases en línea (marzo 2020), derivado de la pandemia por covid-19, la educación sufrió una transformación sin precedentes en todos sus niveles académicos, afectando no sólo el aprovechamiento en los aprendizajes, sino también en la salud mental, física y emocional de los estudiantes.

A dos años de haberse implementado la educación a distancia, y ahora con el modelo híbrido, estas afectaciones están presentes y merman la integridad física y mental de nuestras niñas, niños y adolescentes.

Dentro de los problemas más comunes que se han detectado por especialistas en la materia entre la comunidad educativa, se ubican afectaciones visuales, deformaciones de manos, de espalda, cambios en el estado de ánimo, pérdida del interés por el juego, tristeza, ansiedad, entre otros.

¿Cómo detectar si la salud mental de mi hijo se ve afectada? Unicef México recomienda a los padres de familia hablar ampliamente con sus hijos; es necesario generar espacios de confianza y de convivencia familiar que permitan a los más pequeños poderse expresar libremente. Hay que preguntarles cómo se sienten, qué necesitan, o qué les gustaría hacer.

“Es normal que sientan miedo o preocupación, por eso es importante crear espacios donde puedan expresar sus emociones, invítalos a que hablen contigo y escúchalos con atención; si no quieren hablarlo, sugiéreles que lo hagan a través de dibujos o escribiendo en un diario”, recomienda el organismo.

En cuanto a las afectaciones físicas, especialistas de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría, recomiendan a padres y madres buscar un espacio adecuado, con una silla y escritorio cómodos, a la altura de cada niño. Esto es primordial, en especial, con los preescolares, porque la mayoría de los asientos son grandes para ellos.

Además, la pantalla del monitor debe quedar a la altura de los ojos del usuario; que la silla tenga un respaldo que se mantenga recto y que el teclado quede a una altura tal que los codos permanezcan doblados a 90 grados, con las muñecas también apoyadas. Las plantas de los pies deben estar sobre el suelo.

En ambos casos es necesario buscar ayuda profesional, tanto de psicólogos como de especialistas que apoyen a los pequeños en el manejo de sus emociones y en la correcta posición de su cuerpo para afectarse lo menos posible.

A lo anterior se suma también contar con una buena alimentación, balanceada y enriquecida con multivitamínicos que ayuden a fortalecer su mente y su cuerpo durante el desarrollo de su actividad educativa, pues la alimentación también forma parte de la educación.

Como una excelente opción para tal fin existe Pharmaton Kiddi, que es un jarabe elaborado con vitaminas y minerales que estimulan el desarrollo físico y mental de los niños y niñas.

Promover una buena convivencia familiar, jugar, platicar, comer saludablemente y pasar menos de media hora frente a los dispositivos electrónicos, ayudarán a que la salud de tus hijos y su rendimiento escolar estén al máximo.

Antes de tomar cualquier decisión, ¡infórmate! No olvides consultar a un pediatra previamente.

Pharmaton Kiddi(R) f.f. Jarabe, Reg. San. 382M97 SSA VI.

Permiso de Publicidad No. 213300201B2487, MAT-MX-2101559

Página web: Sanofi

Si persisten las molestias consulte a su médico.

CONTENIDO HECHO EN COLABORACIÓN CON PHARMATON